Clasificado en:

En Sudáfrica robaron la fuerza que impulsaba nuestras almas

Llevábamos ya tres semanas de viaje. Habíamos recorrido de costa a costa Sudáfrica. Desde Cape Town y las frías aguas del océano Atlántico hasta Durban, bañada por el Índico. Cansados de mar y con ganas de otros paisajes nos dirigimos al Norte y deambulamos por las montañas de Drakensberg.

Imagen de miviaje
Distribuir contenido Suscribirse a equipo