Viaje a la península del monte Athos

 

 

Intramuros (Manila): Las ruinas del pasado español

Una hilera de cañones oxidados sobresale por encima del recinto amurallado de Intramuros. Algunos apuntan hacia Manila, que aparece irregular e interminable, difuminada por el smog y la bruma de la bahía y asomándose por encima de las almenas recubiertas de musgo de Fort Santiago. En el lado norte de la fortificación, el baluarte de Santa Bárbara se eleva por encima del río Pasig, que fluye espeso y cargado de barcazas y manglares.

Imagen de miviaje

Revista Altaïr 75: Tahití: Más allá del mito

Tumbarse en una hamaca sujeta por cocoteros, beber zumo de frutas recién cogidas, contemplar el océano, retozar entre orquídeas silvestres, atrapar pececillos con una red, galopar a la grupa de nubes, entregarse a una nostalgia difusa e inaprensible… Para los europeos, la Polinesia encarna ese paraíso donde los seres humanos son mansamente felices, sin heridas ni miedos. Y es que Tahití y sus islas son una fantasía, tanto como un lugar.

Imagen de revistaAltair
Clasificado en:

Corón (Isla de Busuanga): Barcos hundidos, lagunas turquesa y pescado a la brasa.

Bernie tiene ocho hermanos y una hermana, un tamaño normal para una familia filipina. Embutido en una camiseta de baloncesto, el deporte nacional, recorre como un equilibrista  los troncos de bambú de la bangka —el barco típico de pescadores de Filipinas, un bote de bajo calado con toldo y dos esquís laterales que lo equilibran en el agua—  para saltar hasta el muelle y llegar hasta mí. Llego tarde, pero no hay problema, el día es espléndido y eso es una suerte en agosto, temporada de tifones.

Imagen de miviaje

Delicias tailandesas (1): Cómo recuperar el gluteo y otros músculos tras doce horas de avión

Da lo mismo que el asiento sea cómodo, que el espacio con la butaca de delante sea amplio y que las azafatas de la ThaiAirways se empenen en hacerte el viaje lo más agradable posible. Doce horas seguidas de avión aplanan de cualquier cuerpo humano las redondeces de los sufridos glúteos y convierte en un amasijo de músculos dislocados el resto de cuerpo.

Imagen de oLopez-Fonseca
Clasificado en:

Manikaran (Himachal Pradesh, India)

Por una carretera infernal que recorre a media ladera el angosto valle del Parvati, con unos precipicios imponentes y grandes piedras caídas en mitad del camino, llegamos a Manikaran, un templo sikh o gurdwara, lugar famoso de peregrinación colgado en las estribaciones del Himalaya. Por el camino nos han adelantado bandas de motoristas que lucían turbantes anaranjados y gafas de sol espejeantes, impertérritos a pesar de la lluvia.

Imagen de aBriongos

Crónica del viaje a Botswana, y IV, Parque natural de Nxai

Por fin se acercaba el momento de dirigirnos hacia el Parque Nacional de Nxai donde están los baobabs de Baines. En su momento me pareció buena idea acabar el viaje disfrutando de mis ansiados baobabs, pero por motivos ajenos a mí, resultó que sólo podíamos quedarnos 1 día en los Pans de esa zona. Fue un gran disgusto, pues me hubiera gustado poder recorrer también el Makgadikgadi Pans, la isla de Kubu y acercarme al famoso baobab de Chapman y al de Green.

Imagen de miviaje
Clasificado en:

Crónica del viaje a Botswana III, Savuti

Linyanti me pareció fascinante; había muchos elefantes, hipopótamos a orillas del río, Kudus, impalas y cientos de pájaros preciosos. Pudimos disfrutar poco de esa zona, pues debíamos regresar por la misma pista hasta Savuti, donde sí teníamos permiso de acampada para ese día. Dicen que cuando conoces las cosas no parecen tan difíciles, y debió ser eso, pues el viaje de vuelta se nos hizo más llevadero. Llegamos a buena hora al campsite CV-1 de Savuti y montamos el campamento.
 

Imagen de miviaje

Crónica del viaje a Botswana II, Moremi - Linyanti

Después de un día de avituallamiento en Maun, reanudamos nuestro camino hacia el norte, hacia Moremi Game Reserve.

Imagen de miviaje
Distribuir contenido Suscribirse a cronicas