Rutas del Mundo (y IV): Los nuevos marcopolos

         Estambul es hoy una megápolis gigantesca donde viven, sueñan y anhelan doce millones de almas. Intramuros, en Beyacit, en Aksaray, en Sultanahmet, la ciudad bulle de tiendas y galerías comerciales, negocios, casas de cambio y hoteles. Las calles están llenas de voces extrañas y rótulos en lenguas extranjeras. Escritos en ruso, rumano, chino, inglés, dan fe desde cuan lejos acuden los modernos mercaderes.

Imagen de jBartroli

Rutas del Mundo (III): La Ruta de la Seda

                La Ruta de las Especias sucedió a la Ruta del Incienso y el rlevo llegó por mar. Pronto el Índico estuvo cruzado por rutas marítimas que unían los puertos de Ceilán y la India con los de Persia, Arabia, las costa de Azania o Zanj -el litoral oriental africano-, Etiopía y Egipto. Los romanos amaban los lujos.

Imagen de jBartroli

Rutas del mundo (I): El comercio, tan antiguo como la Humanidad

          Las altas mezquitas de Estambul iluminan de noche las aguas del Bósforo que separan Europa de Asia. Estambul, Constantinopla, Bizancio: encrucijada de rutas, una ciudad que nació para unir Occidente y Oriente, para superar este estrecho que ahora la refleja como un espejo. Sentado en la orilla, en la terraza del café al lado del palacio de Dolmabahçe, contemplo unos lapislázulis engarzados con filigranas de plata en pulseras afganas.

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

World cup discount: el arte de regatear

Para disfrutar de zocos y mercados al aire libre, no hay nada mejor que conocer el arte de regatear. Acostumbrados como estamos en Europa a los precios fijos, a veces nos resulta difícil comprender la esencia del regateo. Tendemos a ser o demasiado blandos o demasiado duros, olvidándonos en muchos casos de lo divertido que es el proceso. Es cierto que regatear requiere mucho tiempo, pero también implica un intercambio social con la comunidad local que puede resultar muy gratificante.

Imagen de vWalker

La piedra caída del cielo (y III)

          Una red de rutas de intercambio teje como una tela de araña la geografía del  mundo. Cubre los continentes y los une unos con otros. Así ha sido desde el principio de la humanidad.

Imagen de jBartroli
Distribuir contenido Suscribirse a comercio