Clasificado en:

En Sudáfrica robaron la fuerza que impulsaba nuestras almas

Llevábamos ya tres semanas de viaje. Habíamos recorrido de costa a costa Sudáfrica. Desde Cape Town y las frías aguas del océano Atlántico hasta Durban, bañada por el Índico. Cansados de mar y con ganas de otros paisajes nos dirigimos al Norte y deambulamos por las montañas de Drakensberg.

Imagen de miviaje

Apostando a las cartas con los marineros de Babel

 

Jugando a las cartas en un barco colombiano mientras esperamos poder bajar en el puerto de Colón, Panamá

-          Mira lo que tengo –repite Basilio enseñando los dientes mientras me desvela parte de sus cartas, dos comodines de sonrisa boba vestidos como bufones medievales.

Hoy tampoco es mi día. Hoy vuelve a ser su día.

Imagen de viajeros4x4x4

De Colombia a Panamá en un buque de carga boliviano

Qué horror! Una cucaracha voladora!!!!

A veces ocurren milagros difíciles de explicar. Sorpresas, hechos inesperados, deseos convertidos en una página sucia o brillante de nuestra historia.

Imagen de viajeros4x4x4

La Primera Vez (y 3)

El tren, tirado por una locomotora de vapor, se desplazaba muy lentamente. Abundante carbonilla procedente de la máquina lo ennegrecía todo. También a nosotros. Era exclusivamente de mercancías; éramos sus únicos pasajeros.
A ambos lados de la vía veíamos una extensión aparentemente infinita de agua.

Imagen de aPadrol

Colombia 1: A veces uno no sigue caminos, sigue corazonadas

-¿Estás loco? ¿Cómo van a ir a Colombia? Allá te secuestran, está lleno de traficantes, hay guerrilleros y paramilitares, es muy peligroso… ¿No ves las noticias?

Imagen de viajeros4x4x4
Distribuir contenido Suscribirse a coche