Clasificado en:

La piedra antídoto

En 1559 naufragó frente a la costa de Madagascar la nao Santa María da Barca comandada por Don Luis Fernandes de Vasconcelos. Mientras vagaban por la isla en busca de auxilio un marinero se arriesgó a comer un “palmito salvaje”. A éste le siguieron otros tripulantes y “todos los que comieron, que todos echaron sangre por la boca a cuajarones, a pesar de tomar unicornio”.

Imagen de dFernandez-Castro
Distribuir contenido Suscribirse a bezoar