Otoño a oriillas del Sambre

Otoño a oriillas del Sambre

Jazz por todas partes

Jazz en las plazas, jazz en los cafés, en los clubes, en los restaurantes, en los hoteles, jazz por todas partes. Como cada año, durante tres días del último fin de semana de mayo, los habitantes de Bruselas se entregaron con entusiasmo al tradicional Maratón de Jazz de la ciudad, quizá para olvidar la parálisis política que arrastra el país y de la que no se ve ninguna salida.

Imagen de eOliveras

Una pasión belga

 

Todo belga que se precie adora las patatas fritas y tiene su freiduría favorita donde adquirirlas y donde aderezarlas hasta con 28 tipos de salsas diferentes. La irresistible pasión por las siempre presentes frites es una de las pocas cosas que comparten sin disputas flamencos y francófonos, tan distanciados en la mayoría de las otras cuestiones en este país tan fracturado.

 

Maison Antoine en Bruselas

 

Imagen de eOliveras

Bélgica, 100 días sin Gobierno y pocas esperanzas

Bélgica cumplió ayer 100 días sin gobierno y con muchas dudas de que los partidos flamencos y francófonos lleguen a alcanzar un compromiso sobre la reforma en profundidad del Estado que exige Flandes, la región más rica, poblada y dinámica del país.

Imagen de eOliveras

No toques mi país

No toques mi país

Bélgica, un país a la deriva

A tres semanas de unas elecciones legislativas clave para el futuro de Bélgica (13 de junio), el país da la impresión de ir más a la deriva que nunca.

Imagen de eOliveras

Los belgas celebran el carnaval en Binche

Los belgas, en especial los francófonos, acuden masivamente a celebrar el carnaval en Binche, una pequeña ciudad medieval situada en el corazón de la antigua región hullera y metalúrgica de Hainaut, al suroeste de Bruselas. Reconocido como Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad por la Unesco desde el 2003, el carnaval de Binche es el más famoso de todos los que se celebran en Bélgica y constituye el momento culminante de la vida de la ciudad.

Imagen de eOliveras

Bélgica, un país marcado por la Primera Guerra Mundial

Bélgica es un país marcado por la Primera Guerra Mundial. Las fuerzas desatadas por aquella carnicería sin fin determinan el presente social y político cotidiano del fracturado país aún hoy, 90 años después del Armisticio que puso término a "la Der des Ders" (la Última de las Últimas), cuya solemne conmemoración se celebró el pasado 11 de noviembre.

Imagen de eOliveras
Distribuir contenido Suscribirse a Valonia