Tash Rabat es el 'caravanserai' perfecto

Tash Raba, un caravanserai del siglo XV. Autor, Enric GilEn las estribaciones de un valle entre montañas peladas, a más 3.500 metros de altura y a 90 kilómetros de la actual frontera entre Kirguizistan y China se levanta el caravanserai perfecto, Tash Rabat. Refugio y descanso para los comerciantes de la antigua Ruta de la seda, Tash Rabat se ha mantenido casi intacto durante siglos y hoy se muestra prácticamente inalterado.

Imagen de eGil

Recicla que algo queda... incrustado para siempre

El reciclaje se inventó con la necesidad, y decae con la abundancia. Hoy, a nosotros, que andamos sobrados de casi todo -pese a que muchos no disponen de casi nada- nos cuesta hasta reciclar, pero en la Edad Media, ¿para qué iban a fabricar nuevas columnas para una iglesia si se disponía de las que habían confeccionado los romanos para un templo ocho siglos antes? Eso es Santa María de los Arcos, en Tricio (La Rioja, España), una basílica tan ecléctica como sorprendente, o Saint Just de Valcabrère, en el sur de Francia, en cuyas paredes se incrusta literalmente su pasado romano.

Imagen de eGil

Pico Lenin, campo base, se buscan valientes

Nunca imaginé que pisaría el campamento base de una de esas grandes montañas con las que sueñan los alpinistas, pero la cosa se puso a tiro y... llegué al punto de salida en la ascensión al pico Lenin, de 7134 metros, situado en la frontera entre Kirguizistán y Tadjikistán. La paliza de cuatro horas de furgoneta por caminos polvorientos para ir y otras tantas para volver a nuestra yurta en Sary-Tash fue el precio por contemplar la belleza cara a cara. ¡Ojala fuera un valiente y pudiera llegar más y más arriba!

Imagen de eGil

Guerreros de terracota: defender la inmortalidad

Concebidas para defender al primer emperador que unificó la China, ni siquiera se pudieron defender a sí mismas ... sólo consiguieron esconderse de las miradas humanas durante dos mil años para resurgir ahora gracias a otro tipo de artesanos, los reconstructores de fragmentos. Visitar en Xian (China), el ejercido de terracota es una de las sensaciones más impresionantes que recuerdo. Ver aquel montón de figuras en la más inmensa de las tres naves te deja al mismo tiempo una sensación de extrañeza y de belleza difícil de explicar. La grandeza se intuye (sólo hay excavada una parte de las figuras). Poco que ver con juegos de espejos y muestras reducidas fuera del lugar. Aquel sitio es insustituible, y visitarlo no se olvida fácilmente.

Imagen de eGil

Una casa que habla latín

Que una casa hable literalmente por sí misma no sólo sucede en las películas de fantasmas. Hay lugares que pueden vencer el tiempo y traernos voces del pasado. En la pequeña localidad croata de Vid, la antigua casa del párroco, recubierta de inscripciones romanas de la antigua ciudad de Narona, habla en latín. Y no sólo esta casa que data de 1825... todo el pueblo está repleto de materiales arqueológicos reaprovechados de formas ingeniosas. Si alguna vez vas a Croacia, aprovecha para ver éste curioso enclave donde las paredes hablan.

Imagen de eGil
Distribuir contenido Suscribirse a SI ALGUNA VEZ VAS A...