Clasificado en:

LAS NO ISLAS VIII. ECOSISTEMAS FLOTANTES

En 1910 el artista catalán Santiago Rusiñol viajó por Argentina y de su periplo quedó el relato De Barcelona al Plata. En él cuenta cómo, al remontar el delta del Paraná, su barca debió sortear unas islas flotantes que bajan arrastradas por la corriente. Unos ecosistemas en los que crecían árboles e, incluso, daban cobijo hasta ciervos.

Imagen de dFernandez-Castro
Distribuir contenido Suscribirse a Rusiñol