Clasificado en:

Viaje a la esperanza - II parte

 Al día siguiente, sin desayunar nos pusimos en marcha dirección al lugar donde nos esperaban con no muy buenas noticias; la verdad es, que nos levantamos con rapidez, la noche había sido larga, y aún estando cansados del viaje, del llegar, e instalarnos, a pesar de todo eso, nos costo mucho conciliar aquel deseado sueño, después de hablar un largo rato en la cama, diciendo que extrañábamos el lugar, o que el tiempo había sido un cambio brusco, etc. etc..

Clasificado en:

Viaje a la esperanza I - parte

 Era difícil saber si aquel viaje iba a tener un retorno feliz. Aún no habiendo perdido nunca las esperanzas. Aún sabiendo y pensando que a pesar de las dificultades todo iba a salir bien, pero... Aún y así, el gusanillo de la incertidumbre roía de vez en cuando ¡Eso sí! sin perder nunca la sonrisa, mostrando la parte más natural que tenemos las personas.

Distribuir contenido Suscribirse a Pamplona