Clasificado en:

Crónicas Otomanas (II): Topkapi, Goytisolo y un servidor

Sé que lo que voy a decir ahora obligará a más de uno a llevarse las manos a la cabeza. Otros, sencillamente, discreparán... y con razón. E, incluso, habrá muchos que me critiquen con dureza. Supongo que sólo unos pocos me darán la razón o mostrarán cierto asentimiento con mis palabras. Pese a ello, lo voy a decir y escribir: a mí, el Palacio de Topkapi me deja frío. Sí, lo han leído bien.

Imagen de oLopez-Fonseca
Distribuir contenido Suscribirse a Palacio de Topkapi