Fruta madura

Era un verano extraño, sofocante, el verano en que electrocutaron a los Rosenberg. Así comienza La campana de cristal, la novela semi-autobiográfica que en 1963 publicó Sylvia Plath poco antes de suicidarse. Como fruta madura Plath puso fin a su angustia y los Rosenberg fueron conducidos a la silla eléctrica.

Imagen de dFernandez-Castro
Distribuir contenido Suscribirse a Meeropol