La maldición boliviana de los Guevara

La Historia tiene la insana costumbre de repetirse en episodios crueles o desgraciados. Cuando Ernesto Guevara de la Serna, el Che para el mundo, partió hacia Bolivia, quizá desconocía, o quizá no, que cuatro siglos antes su antepasado más ilustre, el vasco Carlos de Guevara, se dejó la vida en tan inhóspitos parajes.

Imagen de jMoreta

Graffiti urbano en La Boca

Graffiti urbano en La Boca

Todo pasa, el Tortoni permanece

Todo pasa, el Tortoni permanece

La Casa Rosada se dora como una carne

La Casa Rosada se dora como una carne

La capital del imperio que no llegó

Buenos Aires es una ciudad que enamora de a poco. A cada paso hasta anularte la voluntad porque te entregas sin condiciones. Alma de tango. La capital del imperio que no llegó.

Imagen de jMoreta
Distribuir contenido Suscribirse a Hispanoamérica