Manikaram

Seguía lloviendo en Manikaram. El día estaba transcurriendo sin que ni un asomo de rayo de sol atravesara las nieblas estancadas a ras de suelo y los vahos de agua caliente que surgían del interior de la tierra. Hacía muchas horas, quizá días que llovía y ya corrían rumores por el pueblo. Rumores que hasta nosotros, forasteros, oímos repetidamente en tiendas y chiringuitos: cuando llueve mucho se producen deslizamientos y queda cortada la carretera.

Imagen de aBriongos
Clasificado en:

Manikaran (Himachal Pradesh, India)

Por una carretera infernal que recorre a media ladera el angosto valle del Parvati, con unos precipicios imponentes y grandes piedras caídas en mitad del camino, llegamos a Manikaran, un templo sikh o gurdwara, lugar famoso de peregrinación colgado en las estribaciones del Himalaya. Por el camino nos han adelantado bandas de motoristas que lucían turbantes anaranjados y gafas de sol espejeantes, impertérritos a pesar de la lluvia.

Imagen de aBriongos
Distribuir contenido Suscribirse a Himachal Pradesh