Clasificado en:

La Gran Muralla China (y V): El corazón amarillo

          Fue desde los trigales de las orillas del río Amarillo que la civilización china se fue expandiendo hacia el este, hasta Pequín y el mar, hacia los arrozales monzónicos y cálidos del sur, hacia las montañas y tierras fértiles del Sichuán. Esta es una China que come fideos y panes hervidos en vez de arroz. Que aprovecha el más ínfimo rincón de tierra para plantar un huerto, para hacer crecer unos nabos o unas cebollas.

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

La Gran Muralla China (IV): Un muro para separar

         Aunque la idea de defenderse con muros fortificados de los ataques de los nómadas se remonta a los llamados "Reinos Combatientes" (del siglo VI a. C.) fue el emperador Qin Shihuang quien mandó unir todos los tramos en una sola y poderosa barrera de contención. Su objetivo era detener las incursiones de los xiongnu, los hunos. El precio fue terrible: 180 millones de metros cúbicos de tierra, centenares de miles de trabajadores forzados, decenas de miles de vidas truncadas.

Imagen de jBartroli
Clasificado en:

LaGran Muralla China (III): La tumba de los antepasados

          Al sur de la Gran Muralla se extienden las tierras amarillas del país del loess, el corazón de China. Son tierras secas pero muy fértiles si se les aporta agua. La civilización china nació en ellas hace 3.500 años, quizás antes, a orillas del río Amarillo, en la actual provincia de Henán.

Imagen de jBartroli

La Gran Muralla China (II): El mundo como horizonte

         Nómadas y sedentarios. Dos civilizaciones, dos visiones de la existencia que una muralla quería separar. Al norte, el desierto del Gobi, trampa mortal para los forasteros pero sin secretos para sus pastores de camellos y cabras. Más allá, la estepa herbácea de los jinetes ganaderos de ovejas, vacas y yacs. A poniente, los pastizales de alta montaña y los bosques de cedros del Altai y de los Sayanes, morada de los cazadores de pieles preciosas y de los criadores de renos.

Imagen de jBartroli
Distribuir contenido Suscribirse a Gran Muralla