EL “OGRO” Y EL TIBET (1ª Parte)

Basta con dar un paseo por los prados de Grindelwald, para sentirse atraído por su figura amenazadoramente bella. La cara norte del Eiger, el Ogro, que es lo que significa su nombre en alemán, preside el paisaje de esta parte de los Alpes Berneses plagada de monumentales esculturas como el Monch o el Jungfrau.

Imagen de jAzketa
Distribuir contenido Suscribirse a Fritz Kasparek