La Primera Vez (y 3)

El tren, tirado por una locomotora de vapor, se desplazaba muy lentamente. Abundante carbonilla procedente de la máquina lo ennegrecía todo. También a nosotros. Era exclusivamente de mercancías; éramos sus únicos pasajeros.
A ambos lados de la vía veíamos una extensión aparentemente infinita de agua.

Imagen de aPadrol
Distribuir contenido Suscribirse a Clarence Brown