Clasificado en:

Rumbo a Cabo Norte (y VII): ¿Trineo de perros o moto de nieve? That is the question

El viaje toca a su fin y como no hay periplo que no plantee dudas en el viajero, en este recorrido por la Laponia noruega me hice esta pregunta a lo Hamlet -visto que estaba relativamente cerca de la Dinamarca del príncipe shakesperiano-: "¿Trineos de perros o motos de nieve? That is the question".

Imagen de oLopez-Fonseca
Clasificado en:

Rumbo a Cabo Norte (VI): ¡Un cangrejo para diez paellas!

Tras visitar Cabo Norte, el barco me ha llevado hasta Kirkenes, la última localidad de la Laponia noruega antes de entrar en territorio ruso. Allí he descubierto que la Naturaleza puede ser especialmente generosa con territorios en apariencia hostiles para la vida. Y si no me creen, dígamen ustedes que les parece la criaturita que sostengo en la imagen de arriba.

Imagen de oLopez-Fonseca
Clasificado en:

Rumbo a Cabo Norte (V): Un museo tailandés y otras sorpresas en la 'esquina' de Europa

"Sorpresas te da la vida..." cantaba el célebre Pedro Navaja del panameño Ruben Blades. Y yo le añadiría al estribillo: "y no sólo en el Caribe". Por fin he alcanzado los 71º10'21'', la latitud del mítico Cabo Norte, y no salgo de mi asombro. Y no sólo por el espectácular vacío glaciar que se abre ante mi, sino también por lo que uno se encuentra allí, pero vayamos por partes...

Imagen de oLopez-Fonseca
Clasificado en:

Rumbo a Cabo Norte (II): ¡¡Marchando una de tapas árticas!!

 

Reno, bacalao, salmón, arenques... cuando a uno le mencionan la gastronomía noruega, irremediablemente piensa en estos animales y empieza a pensar en rotundos platos capaces de dotar al cuerpo de calorías suficientes para resistir el frío.

Imagen de oLopez-Fonseca
Clasificado en:

Rumbo a Cabo Norte (I): Sexo, auroras boreales y japoneses

Acabo de regresar de un viaje a Finmark, la región norteña de Noruega y, además de confirmar que a estas alturas de año todavía hace un frío pelón en esta parte del planeta, he conseguido dar respuesta a esa pregunta que hace unas semanas os lanzaba desde este mismo blog: ¿están locos los japoneses? Definitivamente sí o, al menos, se lo hacen muy bien.

Imagen de oLopez-Fonseca
Distribuir contenido Suscribirse a Cabo Norte