Clasificado en:

De Búlgaros y Bogomilos

El viejo chiste de la Transición en que un hombre contestaba el anuncio “señorita enseña el búlgaro” y se sorprendía de que fuera un idioma tiene más recorrido del que pueda parecer. Pero primero deberemos retroceder en el tiempo hasta Armenia y luego viajar a Bosnia para acabar con un término despectivo de connotaciones sexuales. 

Imagen de dFernandez-Castro
Distribuir contenido Suscribirse a Bosnio