Clasificado en:

Ronda Oriental (13): Un monasterio zen vacío en el camino

 

En la región de Kurobane, a unas dos horas al norte de Tokio, transitábamos por una estrecha carretera. De repente, Kahori detuvo el minúsculo utilitario. Discurrían a nuestros pies las aguas de un modesto arroyuelo. A la redonda, el horizonte dibujaba un perfil de montañas cubiertas por una fronda de abetos. Trepamos por la larga escalera, y atravesamos el primer pórtico. Había llegado a mi primer monasterio zen.

Imagen de jmRomero
Distribuir contenido Suscribirse a Basho