Clasificado en:

DECLARACIÓ D’AMOR A LA DUANA

Era ja fosc del tot quan la Fina i jo vam accedir a la frontera entre Bangla Desh i l’Índia.. Indiferent  a divisions polítiques establertes pels homes, la nit, sense lluna i a vessar d’estrelles, s’estenia a ambdues bandes de la línia.

Enlluernats encara com estàvem per la majestuosa bellesa de l’infinit laberint de rius i d’aiguamolls deixat enrere, la lletjor de les dependències frontereres, feblement il·luminades, se’ns féu més evident encara. El laberint fluvial s’havia transmutat, tot d’una, en un de paperassa.

Imagen de mFletcher
Clasificado en:

Tras un par de días de navegación

Tras un par de días de navegación
Clasificado en:

Pasajeros

Pasajeros
Clasificado en:

Rockets en el puerto de Dhaka

Rockets en el puerto de Dhaka
Clasificado en:

El planeta hospitalario (I): La compañera del viajero

         Llegamos a la isla de Kutubdia cinco días después del ciclón de 1991. Bangla Desh había sufrido la peor catástrofe natural del siglo: 131.000 muertos. El mar devolvía su tributo, día tras día. Los cadáveres humanos y animales aparecían por todas partes: en las playas, semienterrados en el barro de los campos, enlodados en los ríos... En algunos lugares el aire olía insoportablemente a muerte.

Imagen de jBartroli
Distribuir contenido Suscribirse a Bangladesh