Viaje a la Antártida (y IV): El retorno de las focas

          Algunos días más tarde navegábamos por las islas Shetland del Sur. En una de ellas, la isla Livingstone, está la única base antártica española: Juan Carlos I. Pero el Professor Molchanov recaló enfrente a los farallones negros del cabo Lookout, de la isla Elefante.

Imagen de jBartroli

Tonga, feudalismo en los Mares del Sur (y VI): El canto de las ballenas

         He de escapar de mi isla solitaria para no volverme paralítico, física y mentalmente. Cuando Soni me devuelve con su bote a la vecina isla de Lifuka decido explorar un nuevo mundo: el submarino. Y es entonces cuando oigo el canto de las ballenas.

Imagen de jBartroli

Els caçadors de catxalots. L’ombra de Leviatan

Arribo a Lewoleba, la capital de Lembata, a bord d’un avió procedent de Timor. Després d’un parell de dies de divagar per la petita, esparsa i polsosa capital illenca em faig portar amb motocicleta a Lamalera. El trajecte, de gairebé tres hores, el faig de paquet dalt la moto de Lorenzius, un jove cristià pertanyent al clan dels Demon, d’Adonara. La ruta a Lamalera transcorre per una pista de terra roja que esquinça la selva com una vena.

Imagen de jMestres
Distribuir contenido Suscribirse a Ballenas